martes, 27 de octubre de 2009

Gravity


Puede que esta sea la última entrada que actualizo, ya que si sigo este ritmo, voy a tener que vender una a una las teclas de mi portátil para poder sobrevivir. Considero que debo darme el lujo de no vender las letras que forman el nombre de esta espléndida ciudad, y que junto a un espejo, se corresponden mucho más con ella que en su lado correcto. El apartamento nos sorprende cada día con un acontecimiento mucho más logrado que el anterior. Es genial tener un piso tan propio de comedia romántica americana. Creo que debería sacarle más partido a este punto.

Flecos, cervezas y besos de edredón.





3 comentarios:

barbitúrica dijo...

¿apartamento de pelirománticaamericana? qué genial :)

seguro que se le puede sacar mucho partido... y no hay que vender ninguna tecla, ni siquiera la z o x!

xxx

Jon dijo...

Ai lof llu, llu nou it, verdad?

Jerónimo dijo...

lindo!